19.3.17

IR A LA MILONGA: LA GRAN CEREMONIA


Cuando uno aprende a bailar tango quiere ir a bailar, y los lugares donde se baila tango se los conoce como: la milonga.

Aunque a la milonga se va a bailar tangos, esta no es solamente un lugar para bailar, es parte de la cultura del tango, el lado social de esta cultura.

El tango no es solo un género musical y una danza, es una cultura identitaria del pueblo argentino.

Esta cultura lleva intrínsecos valores humanos que pertenecen al sentir del pueblo argentino y que se manifiestan, a veces explícitos, otros implícitos, en la milonga, siendo esta un espacio de DISFRUTE donde los concurrentes van principalmente a bailar en un ámbito de armonía y disfrute.

Mi maestro Rodolfo Dinzel solía decir que el tango conlleva implícitos los valores de la Revolución Francesa:

La libertad, la igualdad y la fraternidad.



Realmente no he encontrado hasta ahora una forma mejor de definir los valores del tango.

Gracias a las milongas existe el tango, sin esta el tango desaparecería, como casi ocurrió desde los años 60 hasta fines de los 80.

Por lo tanto la milonga es un espacio para aprender a convivir de forma fraterna, respetarse como iguales y disfrutar en libertad la danza.



Loa códigos de la milonga.


Para que esta armonía exista las distintas generaciones fueron creando códigos que responden a los valores humanos del tango.

El tango lleva unos 160 años de historia ininterrumpida y de continua evolución en todos sus aspectos artísticos, siempre acompañando los procesos sociales de cada tiempo.

La milonga como espacio de expresión social, desde sus inicios hasta hoy fue generando unos “Códigos milongueros” que no son otra cosa que unas normas de convivencia generales para que todos podamos disfrutar de la danza. Ese es el único motivo de existir de los códigos y como tales van cambiando y según el ambiente y lugar pueden ser más flexibles o más rígidos.

Los códigos los definen los mismos concurrentes de manera espontánea, pasando la posta a las siguientes generaciones.

Si bien los códigos se pueden mantener o cambiar según la idiosincrasia de la época hay algunos que son como la base de convivencia en la milonga. Veámoslos:


El tango es una danza grupal de parejas.


Este es seguramente el más trascendente he importante porque es la base donde descansan los demás.

Si bien el tango es una danza de parejas abrazadas, al bailar compartimos el espacio de la pista con otras parejas y si bien la compenetración es con la compañera/o, debemos considerar que cerca nuestro hay otras parejas que también están compenetradas y queriendo disfrutar de la magia de bailar un tango.


Si cada uno tiene en consideración que está usando un espacio en común, entonces, es casi imposible que haya choques, golpes que hagan algún daño físico producto de pasos altos y energicos (boleos altos, ganchos, etc.) producto de algún movimiento que por la cercanía puede llegar a generar.

Y en la pista de baile somos todos iguales, no hay jerarquías de ningún tipo, todos debemos tener la posibilidad de disfrutar y eso lo logra el respeto mutuo.


El cabeceo.

Antes de bailar tengo que invitar a alguien.

El cabeceo es una forma sutil y discreta de invitar a alguien a bailar.


No compromete a nadie a decir que si (si no quiere), ni a sentir la incomoda/o de decir que no. Y el que invita no siente la incomodidad de ser rechazado.


Cuando alguien quiere bailar busca con la mirada a los posibles candidatos, si las miradas se cruzan y se aceptan, el hombre hará una seña con la cabeza (el cabeceo) y si la mujer está interesada responderá con una seña afirmativa y se encontrarán en el bordes de la pista o el hombre ira a buscarla a su mesa (código más antiguo).

Si ella no está interesada, mirara para otro lado indicando así que no quiere bailar con él en ese momento.

Lo grandioso del cabeceo es que esta comunicación solo la saben las dos personas involucradas, nadie más se entera, siendo este dialogo de miradas un dialogo sutil, discreto y privado.


Muchachos comienza la ronda...

En la pista se circula en el sentido opuesto a las agujas del reloj. Esta forma de circular se lo conoce como Ronda.
Apenas uno pisa la pista ese es el primer carril de circulación, que es el que está al lado de las mesas.

En este carril deben circular a un ritmo de circulación usando el sentido común y evitando las cercanías con las parejas. El sentido de este carril es que cada pareja pueda trasladarse cómodamente por el espacio.

Es el mismo ejemplo que conducir un coche en una calle de única dirección, si un coche se para entorpecer a los que vienen detrás. Si un coche está muy pegado a otro y el de adelante frena de golpe, el de atrás se va a envestir. Lo mismo sucede bailando, hay que circular y mantener una distancia prudencial (un metro mínimo) entre cada pareja.

En el resto de la pista, es decir hacia el centro, bailan los novatos/as o los que quieren hacer figuras en el lugar.

Saber entrar en la pista es parte del código de circulación, teniendo la prioridad el que ya está en la pista.

Para entrar hay que esperar que haya un espacio o alguna pareja haga una pausa para que puedas entrar.

Lo correcto es entrar por las esquinas y esperar que haya espacio o los que están circulando nos autoricen.

Es muy desconsiderado meterse de una y entorpecer el normal circulación de las parejas ocasionando a veces algún choque.


No hablar cuando se baila

En la pista se baila y punto. Si alguien baila o canta o tararea no permite escuchar la música al otro y no puede concentrarse en la música para bailar.

Esto es una falta de respeto al tango y a la persona que tiene en los brazos. Lo mismo que mascar chicle o tener mal aliento o malos olores corporales o hacerse el vivo en el abrazo.

Estos cuatro son los más importantes y los que todo profesor de tango debería enseñar como parte de la danza del tango.

Existen muchos más que pueden respetarse a raja tabla o ser más flexibles (según el ambiente y la política del organizador). Algunos otros son: no invitar a quien va acompañado y se sienta en la misma mesa (una pareja). No charlar mucho en las cortinas. No sentarse en una mesa sin permiso ni ser autorizados por los que la ocupan. No cruzar la pista, etc, etc



Rituales milongueros.

Ir a la milonga es como ir a una celebración en particular (una boda, una misa, un cumpleaños, etc).

Para muchos es como ir a “misa” y para muchos como un religión.

"Placer de dioses, baile perverso,
el tango es rito y es religión;
orquestas criollas son sus altares
y el sacerdote, su bandoneón."


Danza maligna. Tango, música de Fernando Randle. Letra de Claudio Frollo.


Uno/a se prepara previamente en su casa y convierte esta preparación en un ritual.


Antes de la milonga.

Como hombre, me afeitaré, me ducharé, elegiré la camisa, el pantalón o traje, los zapatos (que estén limpios y lustrados), el perfume, etc. Y los mismo las chicas.

Este ritual es propio del tango porque luego me voy a abrazar a varias mujeres en la noche. Ellas me ofrecerán su abrazo unos minutos y yo el mío. Por respetos a ellas tendré la mejor apariencia posible y evitare cualquier aspecto higiénico o estético desagradable.

Por respeto a mí mismo el verme bien me hace sentir bien y predispuesto internamente al disfrute.

Estamos ofreciendo nuestros cuerpos (muchas veces a desconocidos) lo mínimo que tengo que hacer es que cuando me abrace se sienta lo más confortable posible.


El abrazo.

Cuando invito a bailar, no abrazo a la compañera sin más y salgo bailando, esto es un gesto desconsiderado y poco cortes.

Cuando las parejas se invitan, ambos se enfrentan. El hombre ofrece su abrazo y la mujer se acomoda en este. El hombre propone una estructura y la mujer la distancia. Y ambos esperan el primer tiempo fuerte del compás para salir. Este primer movimiento se conoce como “La salida”.

Si bien hay muchos rituales más como reservar mesa si voy acompañado. No bailar ciertas orquestas si la pista está llena, etc estos dos son seguramente los más usados.



Degradación de la milonga.

Si bien el tango surgió con nuevos brios en la juventud en los años 90, lamentablemente sufrió también una degradación.

Entiendo por tal no respetar la esencia de la milonga, sus códigos y rituales que como una posta generacional se fueron trasmitiendo de generación a generación.

Paso con la danza y ahora esta pasando con la música.

Que no se respete tiene cierta lógica porque en casi 3 décadas el tango estuvo casi desaparecido. Lo conservaron unos pocos milongueros en espacios específicos que cada vez eran más underground.

Gracias a ellos/as se conservó el tango en el baile principalmente.

Los motivos de este oscurantismo fue la llegada del rock como fenómeno mundial en los 60 y la prohibición de lo nacional en radio y TV como asi de las milongas por parte de las dictaduras, más la premiosidad de esta,s a la música extranjera que hubo en esa época, permitiendo una clara invasión cultural e intensión de destrucción de la cultura popular.

En los años 80, ya en democracia, la compañía Tango Argentino, crea un espectáculo de altísima calidad artística al mejor estilo Broadway he hizo giras por todo el mundo y en todo el mundo nació el furor por aprender a bailar el tango. La particularidad de esta compañía fue de contar con parejas de bailarines que se iniciaron en la milonga.


Conoce la historia de la compañía Tango Argentino (https://es.wikipedia.org/wiki/Tango_Argentino_(espect%C3%A1culo)


Este furor hizo que década tras década nuevas compañías similares contrataran más bailarines para bailar tango pero que no eran del mundo del tango sino de otras danzas como ballet y contemporáneo (por falta de milongueros generacionales) que por necesidad laboral debían aprender a bailar tango y conocer sus secretos.

Los únicos que podían enseñar los secretos de la danza eran estos milongueros que ya se hacían mayores y muchos no bailaban hace tiempo.

De esta relación aparecieron muchos oportunistas que hicieron un Tango for export donde el fin es puramente comercial sin respetar la calidad y belleza artística del tango. Todo esto género que se ensuciara la danza y propagara por muchos países, especialmente Alemania y USA , conceptos erróneos e inventados sobre la danza.

Lo lamentable es que en nuestro país esta deformación también tuvo aceptación producto de la ignorancia de nuestra propia cultura.
Por suerte esta mala praxis está desapareciendo y en este contraste, lo auténtico termina imponiéndose por mutus propio.

Sin embarga por acción u omisión se ve mucha cancha embarrada que atentan contra la esencia del tango.


Disfrutar la milonga.

La milonga siempre tuvo un sentido familiar y fraterno, En esta convivieron y convive la familia. Era y es común ver niños y grupos familiares muchas veces en la milonga conviviendo armoniosamente, principalmente en las milongas barriales y los clubes de barrio.
En cualquier milonga es normal ver abrazados personas de todas las edades, sin distinción de ningún tipo.

Por lo tanto la milonga siempre preservó ciertos valores que hoy día se fueron disipando con tanta distracción consumista y vacío espiritual. 

La línea siempre fue el respeto y la conducta. 

Valores que el tango lleva intrínseco en sus entrañas y que como un hermano mayor nos invita a seguir manteniendo.







19.2.17

LA ESTETICA EN EL TANGO



Las danzas tiene su propia estética visual.


Si ponemos en una pared fotos de parejas bailando distintas danzas (rock, salsa, folclore, etc, etc.) y le preguntamos a cualquier persona cual es la pareja que baila tango, sin dudas dirá; la que esta abrazada


Tango y abrazo es hablar de lo mismo y la característica básica de la estética del tango es el abrazo.


Pero hay abrazos y abrazos. En nuestra vida no abrazamos de igual manera a un hermano/a que a un amante. A un padre que a un amigo/a.

“El tango es un amor de 3 minutos” dice una máxima milonguera.


Así como el abrazo define la estética que genera la danza, ¿de qué tipo de abrazo estamos hablando?


Cuando vas a la milonga y observas a la gente bailar, ves muchas intensiones y actitudes en el abrazo.


Lo cierto es que un abrazo debe (ó debería) ser un abrazo, es decir, tener contención, conexión y entrega y esto es muy relativo y personal. Depende de variados factores internos y externos de cada bailarín en el momento.






 ASI SE BAILA EN TANGO.


Muchas letras hacer referencia a la danza y a aspectos de esta, como el abrazo:

“Así se baila el tango,
Sintiendo en la cara,
la sangre que sube
a cada compás,
mientras el brazo,
como una serpiente,
se enrosca en el talle
que se va a quebrar.


 Así se baila el tango,
mezclando el aliento,
cerrando los ojos
pa' escuchar mejor,
cómo los violines
le cuentan al fueye
por qué desde esa noche
Malena no cantó.”


(Así se baila el tango. Tango 1942, Música: Elías Randal , Letra: Marvil ).


En el tango Sencillo y Compadre, (Tango 1941. Música: Juan José Guichandut, Letra: Carlos Bahr.), en su final nos cuenta:


“A mí me gusta el tango, pero el tango …
y apriete en la cintura de las mozas
la mano del varón, como un reclamo de amor.”


 


Juan Carlos Copes y María Nieves
 

 La danza del tango es la danza de parejas por excelencia, en esta, hombre y mujer se manifiestan con una presencia de 50 y 50.

A ver las parejas bailar se ve al hombre y la mujer, se evidencia lo masculino de lo femenino, se percibe al macho y a la hembra. Estas dos energías danzan siendo cada uno y buscando ser uno.


El tango expresa de una manera, a veces implícita y otras explicita, la danza del macho y la hembra o la hembra y el macho, que puede ir de la sutileza de la elegancia como al movimiento procaz.

Por eso cuando se dice que el tango es elegante, sensual, etc, estos adjetivos hacen referencia siempre a la pareja y a todo lo que una pareja abrazada puede llegar a expresar.





Los Dinzel, Gloria y Rodolfo.




Guillermo Brizuela
Instructor de Tango / Taxi Dancer Services

23.12.16

LA PAUSA: ese momento sublime.

El tango es una danza muy peculiar por muchos motivos. Hace unos 160 años, cuando nació, rompió varios esquemas de las danzas existentes. La primera fue el abrazo y la segunda la improvisación.

Ademas de estas, el tango tiene otros elementos que lo hacen único. Uno de estos es la PAUSA. Ninguna otra danza usa la pausa como elemento danzístico, el tango no solo la usa, sino, que la revaloriza.

Todas las danza populares están sometidas al ritmo. Es decir que desde que empieza hasta que termina se debe "pisar" a tiempo. En el tango también debemos respetar la estructura rítmica del compás pero podemos permitirnos la libertad de realizar pausas, tan libremente como queramos para luego continuar en movimiento con la rítmica musical.

Las pausas, junto con el Corte y otros movimientos de detención como las quebradas y frenos, son elementos propios del tango que invitan al alarde y que ninguna otra danza posee.

Cabe aclarar que pausas y cortes no son los mismo, La pausa tiene que ver con un movimiento que viene en una dinámica y de repente se relentaliza y se aquieta pero de alguna manera muy sutil sigue fluyendo y acompasándose con la música,

El Corte y las detenciones detienen bruscamente la dinámica del movimiento y la pareja permanece "congelada" con una actitud de alarde, como exhibiendo la postura. Esta al igual que la pausa libremente vuelve a retomar la rítmica musical.

El querido maestro Carlos Gavito, que poseía una manera muy particular de bailar, se lo conocía como "el bailarín que bailaba las pausas y los silencios".

Una vez dijo la respecto:


"A veces mientras bailo, siento que la música es tan sublime que cualquier movimiento estaría de más, por lo tanto hago una pausa para escucharla".


La pausa, si estas entregado/a a la danza y la música, esta puede convertirse en un momento sublime.

Un tango sin pausa es como comer sin disfrutar y saborear una exquisita comida.
Tenes que sentir ese "hummm..." y en el tango, las pausas, invitan a saborearlo.

Carlos Gavito - Show La Viruta Tango el Gran from Tangocuyuz Biz on Vimeo.


Guillermo Brizuela
Instructor de Tango / Taxi Dancer Services


22.10.16

Tango, una danza iniciática.



El tango es una danza popular muy peculiar.

Entre sus principales características es una danza que se baila abrazado con tu compañero/a.

El solo hecho de permanecer abrazado requiere que estés muy pendiente del otro y que ambos se muevan de manera sincronizada, ya que si uno no colabora con el otro, no puede haber danza.

Otra característica es la improvisación. El tango no tiene reglas para bailarlo, podes empezar como querés, continuar como querés y terminar como querés. Incluso en la música se tiene la libertad de no depender de esta, si ser guiado e inspirado por esta y respetar su rítmica pero no necesariamente depender de esta.

El tango sin dudas es la danza de parejas por excelencia y la más fraterna y libre del mundo.

Es una danza donde la comunicación y la conexión son claves.

Por eso a diferencias de otras danzas, se dice que hay tango, cuando bailas desde las sensaciones que produce las emociones.

De alguna manera estas contando una historia cuando bailas, tu historia, la historia de ese momento.

Esto trabajado en la gestualidad permite a los bailarines trabajar la expresividad.

Esto es típico en el tango de escenario o de show, aunque puede ser usado por los bailarines del tango social, los/las milongueros/as.

Sin embargo cuando empezás aprender esta danza necesitas alguien que te introduzca en la misma, que te inicie. ¿Por qué? Porque justamente moverte abrazado a otro/a no es una tarea fácil para alguien que nunca lo hizo. Intentalo y verás que no es tarea fácil.

Desde que el tango nació los bailarines desarrollaron movimientos propios y técnicas, los “yeites” como se dice en la jerga porteña, que fueron trasmitiendo de generación a generación.


La Posta Generacional

Sin embargo no se trasmitía a cualquiera. Los bailarines de esa época seleccionaban a los candidatos porque ó tenían la pasta para aprender, porque eran del círculo social, (la familia, del barrio, del club, etc.) y esa selección significaba pertenecer a un grupo que estaba formado con una visión de la danza y que definía un estilo al bailar.

Por eso cada barrio tenía su propio estilo, y dentro de ese estilo estaba el estilo del bailarín que pese a ser propio lo delataba el barrio al que pertenecía cuando iba a bailar a las milongas de otros barrios.

Hasta los años 60 era común que existieran ciertos estilos barriales; “el estilo el centro”, de “la Paternal”, “zona Norte u orillero” (Conurbano bonaerense de la zona norte, Munro, Villa Adelina, Florida, etc), “zona Sur” (Avellaneda y sur de la ciudad), etc.

Quizás el estilo que se conservó y perduró hasta nuestro tiempo es el “estilo Villa Urquiza”, un estilo poco trascendente en los años 40 y 50 cuando el tango reinaba en la ciudad pero no por eso menos importante.

Mi viejo me contaba cómo se inició el en el tango: “cuando tenía 13 años mi hermano mayor me dijo: “vos tenés que aprender a bailar tango” y me llevó a las reuniones que hacían 2 veces por semana sus amigos, muchachos del barrio de todas las edades.

Empecé haciendo de mina durante mucho tiempo, hasta que uno de los muchachos (que era como el que más chapa tenía como bailarín) me autorizó a bailar de hombre. Casi un año después me permitieron ir a la milonga. Ya estaba listo. Era la garantía de que podía bailar bien y dejar bien parado a los muchachos”.

Esta manera de aprender tenía muchas ventajas. Primero aprendías el rol femenino, para lo cual lo primero que aprendías es como piensa y siente una mujer los movimientos. Cuando esto te era familiar aprendías el rol masculino con otros hombres lo cual tiene otra gran ventaja, mover a un hombre es más difícil que a una mujer, por la contextura física y la calidad de los movimientos.

La lógica es simple, si sabes bailar de mujer y podes conducir a un hombre, a la hora de bailar con una mujer, tus códigos o marcas iban a ser claros y precisos.

Así aprendían los hombres, y ¿cómo aprendían las chicas? Las chicas generalmente aprendían reuniéndose en la casa de alguna de ellas y practicaban ambos roles con misma lógica que lo hacían los varones.

Generalmente estaba la ayuda de algún hombre, un tío solterón o juerguista, aunque podía ser cualquier hombre de la familia, hermano por ejemplo, que les tiraba yeites y transmitía los criterios de la danza.

Era muy común que entre hermanos de distinto género practicaban en la casa. Así aprendió mi tía la hermana de mi viejo, única mujer entre 7 hermanos.

Mi viejo es de la generación del 30. Y esta forma de iniciación en la danza del tango era la natural escuela desde los inicios del tango.

Hasta esa época no existían profesores, ya que se aprendía de esta manera en el entorno donde estabas. Era una posta cultural que se trasmitía de generación a generación.

Los únicos profesores que existían eran los que tenían academias donde le enseñaban a gente aristocrática. Muchos de estos bailarines eran milongueros o profesores de otras danzas que aprendían el tango para ampliar su repertorio escolástico. Algunos eran franceses que enseñaban en Buenos Aires a la aristocracia, porque era “chic” tener un profesor de tango francés y paradójicamente en París muchos milongueros enseñaban en academias parisinas porque era chic para los aristócratas parisinos, un profesor argentino.

En los años 60 en adelante con la invasión del rock y las políticas antipopulares y represoras de las dictaduras, esta costumbres populares como otras, se fueron disipando aunque no perdiendo, aunque casi.

Desde los 90 hubo un resurgimiento por la danza del tango por parte de las nuevas generaciones, pero los bailarines que quedaban y que podían transmitir el tango de “generación a generación” eran personas mayores o muy mayores, pocos bailaban y entre esos pocos, algunos se dedicaron a enseñar, generalmente a pedido de la gente joven, como Petróleo, Lampazo, Portadela, Pepito Avellaneda, etc.


Eligiendo el / la profe de Tango

Hoy día, existen muchos profesores. Algunos excelentes bailarines que enseñan con gran pedagogía natural, otros sin esta y buenos profesores que no son grandes bailarines peor saben transmitir y sacarle punta a la danza de cada alumno/a.

Por eso es importante conocer el “pedriguee” del profesor, de donde viene, como aprendió y sobre todo como baila y como enseña.

La tendencia natural de la gente es elegir al profesor por como baila, es decir, que le gusta su estilo, ese “me gusta”, suele ser el principal eslabón de la iniciación de la danza del tango hoy día, aunque también es por recomendación de gente que está aprendiendo o por participar de espacios donde hay tango: clubes de barrio, milongas barriales, etc.

Personalmente pienso que de todos se aprende y que la maravilla del tango es que vos sos en artista y la obra. Con el tiempo desarrollarás tu propio estilo, tu calidad de movimientos que harán tu danza única e irrepetible.

Lo más importante cuando estas aprendiendo es escuchar a tu propio profesor interno “¿siento que estoy aprendiendo?”, “¿me voy cada clase con algo a mejorar?”, cuando bailo con chicas/os nuevos siento que fluye naturalmente y no pienso en lo que hago?”

Esta maravillosa danza nuestra es tan versátil y creativa que nunca se termina de aprender, por ello como en todo aprendizaje de cualquier cosa, hay que tener un sentido crítico y una gran curiosidad.

El Cachafaz, uno de los más grandes bailarines de todos los tiempos y que de alguna manera nos heredó la forma de bailar actual, era un tipo muy inquieto (de ahí el seudónimo del Cahafaz).

Este era una pibe pobre de barrio y para su época aprendía de todos lados donde podía; al ver a los malevos practicar en las esquinas, de imitar las quebradas de los candomberos, jugar con la música del organito e incluso de los profesores franceses que le enseñaban a las damas aristocráticas de la época a los que este se ofrecía de “partenaire” para las damas.

El Cachafaz de todo lo que aprendía lo masticaba y digería a su manera, por eso desarrolló su propio estilo personal que sumado a su pasión y talento natural lo convirtieron en un grande. Lo mismo se puede decir de la mayoría de los bailarines que trascendieron y trascienden.



Guillermo Brizuela
Instructor de Tango / Taxi Dancer Services

24.6.16

LA POSTURA CORPORAL


¿Es importante la postura corporal? ¿Te planteaste este tema para bailar tango o en tu vida? ¿Le das importancia a tu propia postura? ¿Existe una postura tanguera?

Si incursionas en la danza del tango, tarde o temprano empezaras a valorar la postura corporal, simplemente porque mejorar tu danza, tu estética tanguera y personal y te sentirás más vital, con más energía, Tu danza será cómoda, fluida y elegante.

El   principal  motivo  por  el  que  darle  valor a  tu propia  postura  corporal  es  que  en  el  Tango  al  estar  abrazados,  la  postura  de  cada  bailarín  es  determinante  en  el  confort  del otro y  en  la  estética  de  la  pareja.

Por  ejemplo  mirar  al  piso equivale a  invadir  el espacio  del  otro,, a  trasladarle  peso y  posibilitar  que  pierda  su  eje.

Este  simple y  común  ejemplo,  es  uno  de  los  muchos  aspectos  que  evidencian  que  la  modificación  en  la estructura  de uno de los bailarines afecta  al  otro y  atenta  contra la estetica y  estabilidad  de  la  pareja.





LA ESTRUCTURA DE LAS COSAS


La estructura es la disposición de las parte ordenadas en un todo. Es decir las partes en su lugar están coordinadas y ordenadas con otras partes que componen un todo.

Por ejemplo; una silla tiene, generalmente 4 patas, una base para sentarse y un respaldo; esta es su estructura. Esta estructura fue diseñada para que la gente promedio se siente, por ello está realizada con determinados materiales para este fin.

Todo lo que varíe su estructura, por ejemplo 3 patas, tiene que compensarse con elementos de la estructura buscando el equilibrio y la armonía para este fin.

Y todo lo que altere el fin, por ejemplo subirse en ella, afectará su estructura.

Lo mismo pasa con la estructura de nuestros cuerpos. La naturaleza nos di una serie de partes que cumplen un fin y que deben estar en armonía.








¿ES NUESTRA POSTURA ARMONIOSA?


Lamentablemente, no tenemos debida conciencia de nuestro cuerpo. Este nos acompaña toda la vida y generalmente no lo escuchamos, no lo cuidamos, no lo mimamos. Hacemos todo lo contrario, lo sobre exigimos, lo maltratamos y no lo escuchamos. Únicamente cuando sentimos dolor nos preocupamos por este y tratamos de evadir el dolor en vez de entender el mensaje.








LA ESTRUCTURA CORPORRAL


Nuestro cuerpo posee una estructura básica que conocemos como esqueleto. Este tiene articulaciones y estas límites que debemos empezar a conocer y cuidar y también ejercitar para mantener su flexibilidad.

Naturalmente el esqueleto está diseñado para proteger los órganos vitales y a su vez estos estén en armonía unos con otros.

Si consideramos que el cuerpo humano está diseñado por la naturaleza para permanecer vertical, los distintos elementos deben estar armoniosamente articulados para este fin: PERMANECER VERTICALES.








¿CÓMO ES LA POSTURA CORRECTA?


El cuerpo fue diseñado por al naturaleza para ser usado en actividad permanente.

Hasta no hace mucho tiempo, unos 200 años atrás, el ser humano usaba permanente el cuerpo para todo y hacia usos de la fuerza física.
Era común que cualquier actividad requiera del trabajo físico. Por ejemplo la gente cortaba leña para calentar su hogar. Usaba sus brazos para cortar con el hacha y la espalda para cargar pesos y lo hacía de sol a sol fundiéndose en la noche en un sueño reparador.

En nuestra era, el estilo de vida ha quitado casi toda actividad física por actividad sedentaria de largas horas. Sumado a la mala y menos natural alimentación y el estrés nos producen enfermedades y mala calidad de vida que se solucionarían con ejercicios físicos, una sana alimentación y una vida más amorosa hacia nosotros mismos.


Esta actividad poco fisica atenta contra nuesta postura corporal y produce problemas varios, como dolores de espalda, de cabeza, problemas digestivos, de circulación, ect.









LA POSTURA DEL TANGO

La  postura  en el tango  la  heredamos  del  gaucho.  Este, orgulloso  de  sus  valores y  de  la  tradición  con  un  sentimiento  de  libertad.

Todo  esto  se  evidencia en  su  postura:  con  la  espalda  recta,  los  hombros  atrás y  sacando  pecho.

Como  gráfica  el  tango «Pampero»:
«proclama la altivez de su ruda libertad»

Esta  postura es conocida como «la  postura  del  jinete». De la cintura para arriba, esta, se trasladó al tango.

Básicamente, la postura tanguera consiste en ir con y dede  el pecho.

Esta pose y avtitud es  lo  que  la  gente  de  campo  le  llama «la  Parada». 

Es comun referirse a la postura de algun animal como «la  parada».

Desde un toro, un perro, un caballo, etc. la gente del campo habla de la parada en refetencia a la pose estetica del animal.

De ahi que  los  antiguos milongueros le llaman «la  parada» a  cómo  se  plantan  los  bailarines  en  la  pista.



ARMANDO LA POSTURA TANGUERA 

Si imaginamos una serie de cubos, uno encima del otro, tendremos una estructura sólida.
Si los cubos no están bien apoyados esta será una estructura sin estabilidad y difícil de mantener.









Si mantenemos nuestro eje alineado en los metatarsos tendremos una postura correcta, sana y cómoda para bailar.

Postura tanguera: Las rodillas a la altura de los metatarsos, la cadera encima de las rodillas, el torso encima de la cadera, los hombros descansando en los omóplatos y la cabeza descansando en el torso con la barbilla hacia adentro y la coronilla apuntando al cielo.

Si imaginamos una línea que une cada parte, esta linea será nuestro eje personal. Así cada bailarín/a tiene su propio eje y ambos comparten un eje en común.







De esta manera una parte descansa sobre la otra y todos los órganos vitales estarán cómodos, respiraremos mejor, la sangre estará más oxigenada y la mente relajada y alerta.

A esta postura hay que sumarle el lento traslado de peso de una pierna a la otra que es el verdadero dominio de la danza.











Guillermo Brizuela
Instructor de Tango / Taxi Dancer Services

MUGRE


Hace poco un alumno me preguntó porque uso la palabra "mugre" para definir en cierta manera, la cadencia en el tango. Eso tan difícil de explicar.

En realidad se puede señalar pero no se puede explicar.

En ese momento le respondí que mugre es una forma de decir "ese no se que" que hace que un/a bailarín/a te cautive cuando lo ves bailar.

Luego, reflexionando, me quede pensando de que no había respondido a su pregunta, porque él me pregunto por qué USO YO la palabra mugre.

Y es cierto, a veces uno más inconsciente que conscientemente hace uso de ciertas palabras que le gusta o que le identifica.

Mugre, siempre me pareció la palabra más apropiada para definir el estilo personal al bailar, porque ¿qué cosas tienen mugre?

Por ejemplo un niño siempre esta sucio, porque está jugando y divirtiéndose, no se preocupa por la ropa o si se ensució la cara. Si su disfrute lo lleva a revolcarse en el suelo lo hace sin más.

Un niño siempre está sucio porque está vivo. Si estaría enfermo no tendrá ganas de jugar y lo más probable es que este limpito.

Me acuerdo de las figuritas y las bolitas de mi infancia, siempre estaban sucias. Como la pelota de futbol o básquet.

Todo lo que rueda está vivo y lo que está vivo no puede estar limpito. Por ello la palabra mugre, muy usada por los milongueros de antes, me parece hermosa. Porque ¿cómo va a ser tu tango cuando lo bailas?

Si querés que sea único como vos tenes que relajarte un momento y dejar de lado la pose, la técnica y ensuciarte en el abrazo y la música.

Guillermo Brizuela








Guillermo Brizuela
Instructor de Tango / Taxi Dancer Services





PERCAL

Muchos tangos hablan del percal.
Percal era una tela de algodón muy económica con las cuales, generalmente, las mujeres hacían sus vestidos. Estamos hablando más o menos del 1900 a los años 30.

Buenos Aires, para los años 30 ya era una ciudad moderna al mejor estilo de las grandes urbes europeas. Esta nueva urbe asfaltada y con luz eléctrica llegaba a lo que hoy conocemos como el microcentro, del río hasta el Congreso de la Nación. Después empezaban las calles de tierra y los arrabales. Los arrabales conservaban la Buenos Aires colonial, gaucha y criolla.

Una era rica, con asfalto, luz y tranvía. La otra pobre con calles de tierra, alumbrado a querosene, carretas y corralones. Una con aires de parisinos y “higth life” y la otra de mate, bares de caña, faja, cuchillo y tangos. Una de seda, la otra de percal.

De las muchachas vestidas con percal, símbolo que distinguía a las pibas de los arrabales, el lunfardo las llama cariñosamente “percantas”.

“Percanta que me amuraste
en lo mejor de mi vida,
dejándome el alma herida
y espina en el corazón…”

(Mi noche triste. Tango 1916. Música: Samuel Castriota, Letra: Pascual Contursi)


Muchos poetas del tango hicieron referencia al percal, de hecho hay un nombre que lleva su nombre: Percal

“Percal...
¿Te acuerdas del percal?
Tenías quince abriles,
anhelos de sufrir y amar,
de ir al centro, triunfar
y olvidar el percal.”

(Percal. Tango 1943. Música: Domingo Federico. Letra: Homero Expósito.)


El tango como cultura identitaria del pueblo porteño tiene muchos símbolos, le percal es uno de ellos. Un símbolo del arrabal que de su origen pobre, humilde y marginal se alza orgulloso, que defiende y enaltece porque es suyo y lo que se ama no tiene distinción.


El percal sencillo se erige del lodo nauseabundo como una flor de loto, sencilla pero lleno de belleza.


Así es el tango y toda su cultura, por eso el tango conquista porque lleva en sus entrañas todo los bueno y malo del ser humano.

La pobreza extrema que caracterizó a los arrabales puso como contraste símbolos del arrabal y del centro: del barro al asfalto. El lengue y el cuello duro. El charol y el taco militar. La seda y el percal…y la lucha a veces desesperada por vivir mejor como las pebetas que se piantaban del barro al asfalto dejando al bulín del conventillo.

“¡Qué progresos has hecho, pebeta!
Te cambiaste por seda el percal...
Disfrazada de rica estás papa,
lo mejor que yo vi en Carnaval.”

(Carnaval. Tango 1927. Música: Anselmo Aieta. Letra: Francisco García Jiméne.)

Percal, junto con el lengue, el cuchillo, el funyi, el lunfardo y el tango son símbolos identitarios de los arrabales porteños, la cuna del tango y la identidad de Buenos Aires.







Guillermo Brizuela
Instructor de Tango / Taxi Dancer Services